Tan sólo Otto Frank sobrevive a los campos.

La suerte de los escondidos hombres

Auschwitz bajo la nieve El 27 de enero de 1945, soldados rusos liberan el campo de Auschwitz-Birkenau. Encuentran allí tan sólo a 7.650 sobrevivientes.
  • Imprimir

Otto Frank, Fritz Pfeffer, Hermann van Pels y su hijo Peter seguirán juntos. Los prisioneros tienen que hacer trabajos muy duros, como cavar zanjas. Peter tiene suerte: le asignan un puesto en la estafeta de correos del campo. Los guardias y los no judíos están autorizados a recibir correo. De este modo, Peter consigue a veces algo de comida extra.

Otto regressa

Tiene la esperanza de que Ana y Margot estén aún con vida.

Más

Hermann van Pels

Regularmente se procede a seleccionar prisioneros. Los que están demasiado enfermos o debilitados, son enviados directamente a la cámara de gas. Unas semanas después de su llegada al campo, Hermann van Pels ya no está en condiciones de trabajar. Van Pels es seleccionado y, a continuación, asesinado en la cámara de gas.

Fritz Pfeffer

En octubre de 1944, Fritz Pfeffer es deportado a Neuengamme, un campo en el que miles de prisioneros mueren por una combinación de trabajos pesados, escasa alimentación y malas condiciones de higiene. Fritz Pfeffer fallece el 20 diciembre de 1944 en la enfermería, a los 55 años de edad.

Neuengamme Prisioneros en el campo de concentración de Neuengamme.

Peter van Pels

Poco tiempo antes, Peter van Pels ha tenido que abandonar Auschwitz, como parte de un contingente de prisioneros que aún están en condiciones de andar. Tras un arduo viaje, llega al campo de concentración de Mauthausen (Austria), donde lo fuerzan a trabajar en una cantera. Peter van Pels muere de extenuación, probablemente entre el 11 de abril y el 5 de mayo de 1945.

Prisioneros de Mauthausen liberados

Otto sobrevive

El 27 de enero de 1945, soldados rusos liberan el campo de concentración de Auschwitz. Otto Frank es uno de los 7.650 prisioneros que están aún con vida. Pesa tan sólo 52 kilos, mientras que en la casa de atrás todavía pesaba 70. Otto más tarde recordará tan sólo las batas blancas de los soldados rusos: "Eran buena gente. No nos importaba que fueran comunistas o no. No nos interesaba la política, nos interesaba que nos liberaran".

La suerte de los hombres Sólo Otto Frank sobrevive a los campos

Otto Frank, Fritz Pfeffer, Hermann van Pels y su hijo Peter seguirán juntos...

Más...

La suerte de las mujeres Ana y Margot mueren en Bergen-Belsen

Después de la llegada a Auschwitz-Birkenau, y habiendo pasado la selección, Edith, Ana y Margot son alojadas juntas en una…

Más...

Los últimos días de Margot y Ana Frank El final

Cuando los ejércitos rusos avanzan hacia el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, situado en en la Polonia ocupada por…

Más...