Una librería tapa la entrada.

la casa de atrás

Boekenkast
La estantería giratoria Detrás de esta estantería giratoria se halla el acceso a la casa de atrás (foto: María Austria, 1954).
  • Imprimir

El refugio se encuentra en una parte desocupada de la empresa de Otto Frank, situada en Prinsengracht 263. Se ha tenido en cuenta acoger asimismo a Hermann y Auguste van Pels y a su hijo Peter. Durante la permanencia de los refugiados en la casa de atrás, en la casa de delante la empresa continuará operando normalmente.

Ana escribe:

“Como refugio, la casa de atrás es ideal; aunque hay humedad y está toda inclinada, estoy segura de que en todo Amsterdam, y quizá hasta en toda Holanda, no hay otro escondite tan confortable como el que hemos instalado aquí.”

Otto Frank met Koningin Juliana bij draaibare boekenkast (1979)

De refugio a museo

Historia de la Casa Ana Frank

Más

La empresa de Prinsengracht 263 se encuentra en un sector de la ciudad donde se han establecido muchas pequeñas empresas. A la izquierda de la casa de atrás hay un comercio de té, a la derecha una ebanistería.

Relativamente grande

El refugio de Prinsengracht 263 es relativamente grande. Hay lugar para dos familias, lo que resulta excepcional, pues en la mayoría de los casos los padres e hijos que se esconden lo hacen por separado. La mayoría de los escondites secretos son espacios reducidos, situados en sótanos húmedos o desvanes polvorientos. Únicamente quienes se refugian en alguna granja salen a veces al aire libre, cuando no hay moros en la costa.

El refugio se compone de varias habitaciones, algo poco habitual (foto de la Casa de Atrás nuevamente montada: Allard Bovenberg).

Una librería disimula la entrada

Muy pronto disimulan la entrada a la casa de atrás por medio de una estantería giratoria.

"Nuestro escondite sólo ahora se ha convertido en un verdadero refugio. Al señor Kugler le pareció mejor que delante de la puerta que da acceso a la Casa de atrás colocáramos una estantería (...), pero se trata naturalmente de una estantería giratoria, que se abre como una puerta. La ha fabricado el señor Voskuijl. (Le hemos puesto al corriente de los siete escondidos, y se ha mostrado muy servicial en todos los aspectos.)",

apunta Ana Frank en su diario el 21 de agosto de 1942. En ese momento, los escondidos son sólo siete. Fritz Pfeffer se sumará a ellos el 16 de noviembre.

(Foto de la Casa de Atrás nuevamente montada: Allard Bovenberg)

A Margot Frank le llega una citación Tiene que ir a un campo de trabajos forzados en Alemania

El 5 de julio de 1942, a Margot Frank le llega una citación, al igual que a otros mil judíos de Ámsterdam...

Más...

Escondidos Nadie sabe cuánto tiempo deberán esconderse

El lunes 6 de julio de 1942 por la mañana, los Frank pasan a la clandestinidad...

Más...
Boekenkast

la casa de atrás Una librería tapa la entrada

El refugio se encuentra en una parte desocupada de la empresa de Otto Frank, situada en Prinsengracht 263...

Más...

Tensiones y disputas A veces los ánimos se caldean

Ocho personas apretujadas en una estrecha casa de atrás...

Más...

Los protectores Cuatro colaboradores se encargan de proveer comida, ropa y apoyo moral

"Todos suben diariamente a visitarnos y hablan de negocios y política con los hombres, de comida y de los pesares de la…

Más...

Ocupaciones cotidianas Matan el tiempo leyendo y estudiando

"Sólo estableciendo desde el principio unos horarios fijos y una serie tareas para cada refugiado, podíamos esperar que nos…

Más...

La guerra sigue causando estragos La radio y los protectores informan sobre su evolución

"Hoy sólo tengo noticias desagradables y desconsoladoras que contarte...

Más...
Bonnenboekje

Otras personas también se escondieron Por ejemplo, miembros de la resistencia y pilotos derribados

Los Frank, los Van Pels y Fritz Pfeffer tuvieron que esconderse porque eran judíos...

Más...