Entre ocho personas en la casa de atrás hace falta una buena organización.

Un día en la casa de atrás

La habitación de Hermann y Auguste van Pels.
  • Imprimir

Los escondidos cumplen unos horarios muy estrictos

El ritual matutino

Hermann van Pels se levanta hacia las 6.45 por lo general; luego le siguen los demás. De las 8.30 a las 9.00, todos tienen que guardar absoluto silencio, pues a esa hora empieza a trabajar el personal del almacén. Los que trabajan en las oficinas, es decir, los protectores, no han llegado aún: su horario comienza alrededor de las 9.00. A esa hora, los escondidos desayunan en la habitación de Hermann y Auguste van Pels. Miep Gies sube un momento al refugio para ponerse al tanto de la situación y recibe la lista de la compra. También durante el resto de la jornada, los protectores suelen pasarse un momento por la casa de atrás, por ejemplo para hacer alguna consulta de negocios o para llevar cosas.

La mesa de comedor en la sala de estar común (foto de la Casa de Atrás nuevamente montada: Allard Bovenberg).

El mediodía

A las 12.30, el personal del almacén se retira a su casa a comer y los escondidos respiran aliviados. Preparan el almuerzo y a las 13.00 escuchan las noticias por la BBC de Londres. A las 13.15 se sirve la comida. Bep Voskuijl comparte a menudo la mesa, Jan Gies la mayoría de las veces, y suelen estar presentes asimismo Victor Kugler o Johannes Kleiman. Alguna que otra vez también Miep Gies se pasa un momento por el refugio. A las13.45, todo el mundo se pone de nuevo a trabajar. Se lavan los platos y luego llega la hora de la siesta. Ana no suele echarse a dormir, sino que aprovecha el tiempo para escribir en su diario.

La "libertad vespertina"

A las17.30, Bep concede a los escondidos la «libertad vespertina», según relata Ana en su diario. El resto del personal de Opekta ya se ha retirado. Bep pregunta si queda algún recado por hacer y también se marcha, a eso de las17.45. Los escondidos se dispersan por las oficinas, hasta que Auguste van Pels y Edith Frank tienen preparada la cena. Llega la hora de cenar, que depende de las noticias que dan por la radio.

Dormir

Hacia las 21.00 se preparan las camas, lo que supone mover muchas cosas de lugar. A partir de las 22.00, ya no se oyen ruidos en la casa de atrás, aunque muchas veces a sus habitantes les cuesta conciliar el sueño, sobre todo cuando la defensa antiaérea hace fuego contra los aviones aliados.

Margot duerme en un camastro extensible (foto de la Casa de Atrás nuevamente montada: Allard Bovenberg).

Estudiar y leer Sobre todo Ana y Margot estudian mucho

Otto y Edith Frank han tenido en cuenta la posibilidad de que su permanencia en el refugio se extienda por mucho tiempo y han…

Más...