Libro de visitas

Envíanos tu opinión

Apreciamos tu comentario. Los campos marcados con * son obligatorios. * Los campos marcados con * son obligatorios.

Sexo

Lee los comentarios de otros

Pasar por esta casa es ver los opuestos de la humanidad: el odio hacia el diferente que causa ese ocultamiento, esas muertes y el amor hacia la vida de Anne y la gente que convivia con ella. El primer opuesto creo muerte, guerra, odio y el segundo, a través de su historia creo resilencia, fuerza, esperanza. Hoy más que nunca tenemos que tener bien presente esta historia y ser concientes que puede repetirse, para poder luchar todos los días en contra de ello. El día que visite la casa estuve tan movilizada que no pude atreverme a escribir. Gracias por conservar ese testimonio material. Gracias por ayudarnos a recordar.

Giselle, 26 - Río Tercero - Argentina - 16 nov 2016

Esa niña, con todo su esplendor, es única. Dudo que exista, o vaya a existir alguien como ella. Sin embargo, también existieron personas que dejaron sus vivencias en un diario, como el de Ana. Todas esas personas son un ejemplo, no solo en su tiempo, sino para toda la humanidad. Pero sabemos que la estúpidez humana es infinita y, da para pensar, que el sacrificio de estos hombres y mujeres han sido en vano, puesto que el ser humano no entiende, ni entenderá. Y tarde o temprano, existirán más personas como Ana. Ana Frank, una mujer única, una mujer que se mostró fuerte en los peores acontecimientos en la historia. Siempre estará, al menos en mi caso, en nuestra mente y corazones, y que sus experiencias nos deje una enseñanza, un módelo a seguir. Hasta siempre, Ana Frank.

Roger, 15 - Monterrey, Nuevo León - México - 15 nov 2016

Emocionante visita al Museo. Anne, un ejemplo de lucha y esperanza.... a pesar de que finalmente murió, seguirá en nuestros corazones para siempre y servirá de ejemplo a futuras generaciones. Gracias Anne!!! Agosto 2016

RUBEN, LEÓN - España - 6 sep 2016

Hoy, cuando he caminado por esa casa, he sentido algo extraño... es como si pudiera sentir que tanto esa niña como su familia y acompañantes vivian. Podia percibir sus voces apagadas y sus pisadas silenciosas. Esos empinados escalones que subieron tantas veces esos dos años... Todas esas vidas truncadas por la locura y la cobardia. Hace muchos años, cuando lei el Diario, lo ultimo que se me hubiera ocurrido pensar es que hoy iba a pisar el mismo suelo que hace muchos años pisaron todas esas personas. Se han hecho eternos con su testimonio.

MLuz Garcia, 38 - Santander - España - 4 ago 2016

A ella como a muchos más de su generación se le arrebataron sueños, esperanzas y risas. Anne tenía el talento y si no hubiera sido por tontas guerras sé que ella hubiera sido en este momento una de mis autoras favoritas. Ese era su sueño, ser literata... Su voz no debe apagarse y me alegra que cada vez más se agreguen las páginas originales al diario. Eso era lo que ella quería.

Roberto Rivas, 24 - Méx - México - 18 may 2016

aprendamos de Ana que apesar de las adversidades nunca dejo de soñar.. Ana no está pero nos dejo su Diario para que cosas como estas no ocurran jamás.

migdalia, 45 - Panama - Panamá - 8 may 2016