Fresas para los visitantes de la Casa de Ana

Fresas para los visitantes

Fotografía: tarjeta postal con fresas, que Ana pegó en la pared de su habitación.

Sábado 8 de julio de 1944: una tarde entretenida para los escondidos en la casa de atrás. Sus protectores se han hecho con un cargamento de fresas, un golpe de suerte. Jaleo en la cocina de la oficina. A Ana Frank «la excitación la hace temblar» cuando todos se ponen a limpiar fresas y a quitarles las hojas y los rabitos. «Al menos, eso era lo que supuestamente estaban haciendo, porque la mayor parte iba desapareciendo en las bocas en lugar de ir a parar al cubo,» escribe Ana. El resto de las fresas se destinó a conservas.

Hoy, domingo 5 de mayo de 2013, festejamos el Día de la Liberación de Holanda y evocamos aquella tarde entretenida en la casa de atrás repartiendo fresas a los visitantes en la cola de entrada.

Ana escribe con regularidad sobre cómo van mermando las provisiones de la casa de atrás y los esfuerzos que tienen que hacer los protectores para conseguir nuevos alimentos. Las fresas, adquiridas a través de Opekta, son un golpe de suerte. «Comemos papilla con fresas, suero de leche con fresas, pan con fresas, fresas de postre, fresas con azúcar, fresas con arena. Durante dos días enteros hubo fresas, fresas y más fresas dando vueltas por todas partes, hasta que se acabaron las existencias o quedaron guardadas bajo siete llaves, en los tarros,» escribe Ana.

Los ocho escondidos mantienen las esperanzas y escuchan a diario las noticias de la BBC sobre el avance de los aliados. Ana confía en que en octubre volverá al colegio. Sin embargo, el 4 de agosto de 1944 los escondidos son delatados y detenidos. Las protectoras Miep y Bep logran salvar los papeles que componen el diario de Ana. Cuando Otto Frank, único superviviente de los ocho escondidos, regresa a casa y se entera de que sus dos hijas han muerto en Bergen-Belsen, Miep le entrega los papeles del diario de Ana. Pese a sus reservas iniciales, Otto acaba cumpliendo el deseo de su hija menor de publicar su diario.