Nueva exposición 'Los ayudantes de la Casa de Atrás'.

Los ayudantes

Otto Frank (centro) acompañado de – de izquierda a derecha – Johannes Kleiman, Víctor Kugler y Bep Voskuijl, tomada en 1945, poco después de la finalización de la guerra.

Hoy se inaugura la exposición temporal Los ayudantes de la Casa de Atrás. De la mano de cartas originales, fotografías, objetos y testimonios recogidos en reportajes, los visitantes de la Casa de Ana Frank podrán obtener una buena impresión de los ayudantes de la Casa de Atrás: quiénes eran, qué hacían, qué riesgos corrían. Esta es la primera vez que se ofrece una exposición especialmente dedicada a ellos.

Nueva exposición

Los ayudantes de la Casa de Atrás

Exposición temporal ilustra el importante papel que cumplieron las personas que hicieron posible la vida en el escondite. 

Más...

La muestra será inaugurada por Joop van Wijk, quien, además, hablará sobre su madre, Bep Voskuijl, y su abuelo, Johannes Voskuijl, quienes formaron parte del grupo de personas relacionadas con el escondite. La exposición podrá apreciarse del 11 de abril al 11 de octubre de 2014 en la Casa de Ana Frank.

Otto Frank

En 1942, Otto Frank, padre de Ana, toma la decisión de usar como escondite el anexo – la «casa de atrás» – del edificio del canal Prinsengracht, donde funciona su fábrica. Otto solicita la ayuda del personal de oficinas de su empresa; sin ellos, la vida en la clandestinidad no sería posible.

Los ayudantes

Johannes Kleiman, Miep Gies, Víctor Kugler y Bep Voskuijl cuidan, durante más de dos años, de los escondidos en la Casa de Atrás. Jan Gies, esposo de Miep, y Johannes Voskuijl, padre de Bep, también se suman al grupo. Los ayudantes se ocupan de que la fábrica siga funcionando y proveen productos alimenticios, ropa, medicinas, libros y revistas a los refugiados. Para estos, sus ayudantes son el único contacto que mantienen con el mundo exterior, su apoyo y consuelo. «…están siempre y en todo lugar a nuestra disposición», escribe Ana en su diario, refiriéndose a los ayudantes, el 28 de enero de 1944.

Riesgo

El riesgo que corren los ayudantes es enorme. Los nazis aplican severos castigos a quienes ayuden a los judíos. El 4 de agosto de 1944, los escondidos son delatados y arrestados. Kleiman y Kugler, dos de los ayudantes, también son detenidos. Al regreso de Otto Frank a Ámsterdam, en junio de 1945, todos los ayudantes, para su gran alivio, siguen con vida. Otto les estará agradecido durante el resto de su vida por la ayuda que brindaron, y solicita y consigue que les sea otorgada la condecoración Yad Vashem.