Protección de la biblioteca giratoria

Los visitantes de la Casa Museo de Ana Frank entran a la Casa de Atrás por la estrecha apertura situada detrás de la biblioteca giratoria original. En breve, la biblioteca será cubierta con una construcción de cristal, que ayudará a su protección y conservación.

Glazen constructie ter bescherming van de originele boekenkast in het  Anne Frank Huis.

Johan Voskuijl, dependiente de almacén de Otto Frank y padre de Bep Voskuijl, quien formaba parte del  grupo de ayudantes, fabricó, en agosto de 1942, la biblioteca giratoria, para ocultar a la vista el acceso a la Casa de Atrás. «Nuestro escondite solo ahora se ha convertido en un verdadero escondite», escribe Ana Frank en su diario, el 21 de agosto de 1942.

La creciente cantidad de visitantes

Desde 1960, la biblioteca se viene mostrando sin construcciones protectoras a los visitantes de la Casa Museo de Ana Frank. La mayoría de los visitantes tratan con cuidado la biblioteca; a pesar de ello, durante los últimos 50 años, el mueble se ha ido deteriorando. A resultas de la creciente cantidad de visitantes – casi 1,2 millones durante 2013 – el estado de la biblioteca ha empeorado aún más.

Expertos

La Fundación Ana Frank ha procurado, recabando la opinión de diversos expertos en la materia, llegar a una solución que combine la protección de la biblioteca y el resguardo de la singular experiencia que experimenta el público cuando accede a la Casa de Atrás.

Una construcción de cristal

Para lograr lo anterior, se ha planeado montar una construcción de cristal que protegerá, con placas de cristal, dos costados y la parte superior de la biblioteca. El lado abierto del mueble, donde se encuentran las carpetas, no se cubrirá, ya que los visitantes no circulan en su cercanía.