Recaudación de fondos

  • Imprimir

Transcripción traducida de la emisión de radio de la emisora holandesa AVRO sobre la recaudación de 55.000 florines para la renovación de la Casa de Ana Frank.

Los presentadores del show y los voluntarios planean recaudar los 60.000 florines necesarios para mantener el museo abierto durante un año mientras la Casa de Ana Frank trata de buscar fondos. Otto Frank estará al teléfono.

Van Harte 

¡Una hora y cuarto de programa de radio en vivo tienen como objetivo ayudar a una buena causa, si están preparados para escuchar! 

La semana que viene conmemoramos el hecho de que la guerra terminó hace 25 años, que los Países Bajos fueron liberados. Uno no puede abrir un diario o revista, o mirar la ntelevisión o escuchar la radio sin que le sea recordada la primavera de 1945. Todo fue a mejor. Habíamos aprendido, habíamos entendido. Tuvimos que pagar también, después de todo. 

En la primavera de 1970 esto no molesta demasiado, probablemente. Todos sabemos quién fue Ana Frank. Esa niña de la casa de atrás, cerca de Westertoren, que ella podía ver desde su cuarto, donde escuchaba las campanas. Unos días antes de conmemorar a todos aquellos que murieron y celebrar nuestra liberación, hemos aprendido que la Casa de Ana Frank corre el riesgo de cerrarse. No hay más dinero, la renovación que se requiere, no puede llevarse a cabo. La pregunta real es: ¿Quién lo pagará?

“El Sr. Frank ha hecho mucho por la Casa de Ana Frank. Siempre ha procurado aportaciones de la Anne Frank Fonds (Fondos Ana Frank) en Basilea cuando estuvimos en dificultades. El Fondo Ana Frank recibe regalías de las ventas de las 47 traducciones diferentes del diario. El interés de ese capital es usado para financiar varias instituciones alrededor del mundo que trabajan bajo el nombre de Ana Frank o en el espíritu de Ana Frank. El Sr. Frank tiene un acuerdo con el consejo directivo del Anne Frank Fonds que esos fondos no deben destinarse sólo a Ámsterdam. Hay muchos países en los que se lee el libro por lo tanto es justo que los fondos sean distribuidos por todo el mundo.” 

“¿Y el ingreso directo? 

“El ingreso de la Casa de Ana Frank viene, en primer lugar, de las donaciones de los visitantes. El año pasado esta cifra era de 58.5 céntimos por visitante. No es una cifra pequeña, para la casa que es gratis para los visitantes. También tenemos un subsidio de 10.000 florines por año del gobierno municipal de Ámsterdam para la conservación de la casa de atrás.

¿Ud. no recibe nada del ministerio? 

“No, nada del gobierno. No es un museo, no tiene objetos de valor, de acuerdo con lo que dicen en La Haya. Son los criterios del CRM (Ministerio de Cultura).” 

¿Y la capital de los Países Bajos da 10.000 florines? 

“10.000 florines, sí”.

En 1944 Elly y Miep encontraron un diario el anexo secreto. Todavía la guerra continuaba: el Invierno Hambriento aún estaba por llegar. 

Bep Voskuijl: “En agosto de 1944, las personas del anexo secreto fueron llevadas. Y un poco después, puede ser un mes más tarde, no estoy demasiado segura, dos semanas, no estoy más segura, sí, entonces encontramos aquello, sí, cosas en la Casa de Ana Frank, en las, sí, las oficinas realmente.

“Pero... ¿cómo era el diario? 

Bep Voskuijl: “El diario parecía, sí, era sólo un diario, el primero, el resto eran todos cuadernos, hojas perdidas de papel también, porque no podíamos conseguir el mismo tipo de diario durante la guerra. El primer libro fue el diario real, creo. El real tenía la forma de un diario.” 

“¿Te diste cuenta de que pertenecía a una niña? 

Bep Voskuijl: “Sí, nos dimos cuenta. Sabíamos que Ana tenía un diario. Ella acostumbraba a sentarse y escribir. Nadie tenía permiso de estar allí. Así los mantuvo a todos. Sí, nosotros sabíamos que ella estaba escribiendo.”

“Ana Frank fue asesinada. Como una de los millones, sin duda, pero su diario recuerda la vida de una guerra inhumana, un enemigo brutal. A través de su diario y a través del anexo secreto, porque ¡ellos están vivos! 

“Personalmente me confronto siempre con la idea de una niña, una niña judía, como tantos alumnos que he tenido, que, en algún punto de su detención, y antes de que la destrucción comenzara, ha pensado sobre el sentido de todo lo que estaba sucediendo. No hay demasiados niños que son capaces de hacer cobrar vida a lo que pasaba en realidad. Esta niña lo logró. Y ella lo ha hecho de tal modo que su voz ha continuado resonando a lo largo de todo el mundo, todo el tiempo. Y yo pienso que en la gente está así sea en soledad o bajo presión, esta voz resuena otra vez. Y esto es lo que significa para mí. Cuando miro los documentos allí. Entonces realmente, veo lo que sucedió. Es una obligación de todos aquellos que sobrevivieron, el asegurar de que esto no pase otra vez y yo creo que la gente que lo visita también se da cuenta de ello.  Cuando tantos compañeros son convocados y preparados contra esta repetición, esto es de suma importancia.” 

El rabino Soetendorp de Ámsterdam pone en palabras nuestros sentimientos. El anexo secreto no es un monumento muerto. Nadie está más seguro de esto que el padre de Ana, Otto Frank. 

“Para mí esto es una especie de testamento. Ana escribió en su diario, primeramente, ‘Quiero continuar viva después de mi muerte’. En segundo lugar, ella escribió: ‘Si sobrevivo quiero trabajar para la humanidad. ¿Qué puedo hacer?’ Espero que entiendan que estos dos puntos forman la base y están directamente ligados a la Casa de Ana Frank”.

Damas y caballeros, una vez más voy a apelar a Uds. Yo, tanto como Uds. soy de la opinión de que el gobierno debería asegurar la preservación de la Casa de Ana Frank. Nada por parte del gobierno y sólo 10.000 florines del municipio parece ser demasiado escaso para este monumento. Sin embargo, sólo dar cuenta de esto no ayuda a nadie. La Casa de Ana Frank debe ser restaurada. Y deberán comenzar en los próximos 6 meses para que su puerta pueda permanecer abierta. 60.000 florines es la cifra que se necesita. 

Sería fantástico si pudiéramos recaudar esta suma juntos esta noche. Pero con tan solo 40.000, el consejo directivo puede tener un buen comienzo. 

Oyentes, la Casa de Ana Frank debe permanecer abierta. Como una advertencia contra la dictadura, la discriminación y el terror. Dentro de una semana conmemoraremos la liberación. No debemos olvidar. Los mayores no, porque la primavera de 1945 con planes por un mundo mejor, es parte de su vida, los jóvenes tampoco porque ellos y nosotros, todos esperamos esto, que ellos deberían ser salvados de este tipo de locura en el futuro. El cierre de la Casa de Ana Frank significa por una parte, un recordatorio y por otra, una advertencia. ¡Mantengamos la puerta de la Casa de Ana Frank abierta! Les estoy pidiendo recaudar 60.000 florines entre ahora y las 7.30. ¡60.000! florines. Por favor ayuden a que los años 1940-1945 no sean olvidados, porque en 1970 todavía hay mucho por decir. Por favor, permanezcan, escuchen y colaboren.