En foco
None

¿Fue Ana Frank traicionada?

¿Cómo fueron descubiertos los escondidos? ¿Han sido traicionados? Estas son dos de las preguntas más frecuentes, cuando se habla sobre Ana Frank. En esta página presentamos en forma separada: lo que sabemos con seguridad, aquellas teorías no probadas y lo que ciertamente es incorrecto.

Investigación a través de los años

Las explicaciones sobre el descubrimiento se basan principalmente en testimonios, porque no se han conservado documentos sobre la incursión en la Casa de atrás. Durante mucho tiempo, la traición fue el motivo central del arresto de los escondidos, pero la posición está cambiando: hay varios motivos posibles.

La investigación todavía continúa. Por ejemplo, la Casa de Ana Frank realizó recientemente una investigación sobre la incursión y un exagente del FBI anunció en 2017 que investigaría con un equipo internacional que trabaja en casos no resueltos y nuevas técnicas para buscar al posible traidor de los escondidos.

Esto es lo que estamos seguros que sabemos sobre el hallazgo.

1. El 4 de agosto de 1944, los oficiales descubrieron a ocho escondidos y dos de sus protectores son arrestados.

Tanto los cinco protectores como el único sobreviviente de los escondidos, Otto Frank coinciden en la fecha del arresto. No hay ningún documento oficial.

2. Ciertamente hay tres oficiales involucrados en la incursión y el arresto: el el austriaco Karl Silberbauer y los holandeses Gezinus Gringhuis y Willem Grootendorst

Otto Frank y sus protectores reconocen a dos oficiales holandeses en fotos, a fines de 1945: Gezinus Gringhuis y Willem Grootendorst. Ambos están, en ese entonces, en la Casa de Detención en la calle Havenstraat y, según el protector Johannes Kleiman, todavía estaban al tanto del caso. Kleiman menciona a Karl Silberbauer, Gringhuis y Grootendorst en una carta al oficial político en 1946, los tres por su nombre.

Estas afirmaciones no están suficientemente fundamentadas

1 Hubo una traición.

Otto Frank le escribe a sus familiares en el otoño de 1945 que sus ayudantes y él tratan de averiguar quién los traicionó. Están convencidos que hubo una traición en juego. Eso es comprensible; muchas personas cayeron en manos alemanas, durante la ocupación, y no pocas veces, a causa de una traición. Sin embargo, no hay evidencia concreta de que en este caso sea así.

Durante mucho tiempo, la traición como motivo del hallazgo estuvo como centro de la investigación. A continuación, puede verse una descripción general de las teorías que se han investigado en este escenario, pero no están suficientemente fundamentadas para asumir  que sean verdaderas.

1a La policía secreta alemana SD recibió un aviso telefónico sobre la Casa de atrás y ese fue el motivo de la incursión.

No está probado y ya no es posible demostrar que el 4 de agosto de 1944 alguien llamó a la oficina de la policía SD para traicionar a los escondidos.

La versión de una llamada telefónica como acto de traición, en la mañana del 4 de agosto proviene del oficial alemán de la SD Silberbauer. El cazador de nazis Simon Wiesenthal lo rastreó en 1963 y en su primera declaración escrita, Silberbauer menciona solo a "un holandés" como la persona que llama.

Aunque sus declaraciones no son consistentes. Luego, afirma que no está seguro si fue o no una llamada, o quién la habría realizado. Según un periodista del periódico holandés De Telegraaf, Silberbauer cree que la llamada telefónica fue realizada por el mozo del almacén Willem van Maaren.

Pero eso tampoco es lo suficientemente creíble: en el verano de 1944, la comunicación telefónica privada era prácticamente nula, debido a bloqueos a gran escala. Esto hace que sea poco probable que un ciudadano común realice una llamada de este estilo.

1b Una mujer ha llamado a la policía SD y ha traicionado a los escondidos

Una historia que está circulando es que la persona de la oficina del SD que contestó la supuesta llamada telefónica afirmó que debió ser una mujer quien llamó.

Ese oficial, Julius Dettmann, falleció en su celda, unas semanas después de la liberación del país. Silberbauer dijo que Dettmann no le informó quién había llamado por teléfono.

La historia sobre la voz femenina proviene de alguien que le habría contado a Otto Frank. Sin embargo, no hay evidencia al respecto.

1c Willem van Maaren fue el traidor

Los protectores desconfían del mozo del almacén, Willem van Maaren, quien trabaja en la compañía. Sin saberlo, ni haberlo tratado nunca, los escondidos comparten esa sospecha. Ana escribe en su diario al respecto y lo describe en forma muy despectiva. 

Otto Frank y los protectores lo acusaron en 1947, durante la investigación política, porque sospechaban que los había traicionado. Sin embargo, la investigación no proporciona evidencia de su culpa. Van Maaren refuta las acusaciones y rechaza un acuerdo. El tribunal subdistrital desestimó la acusación.

Después de la detención de Silberbauer se inicia una nueva investigación. Esto conlleva nueva información, pero todavía no hay evidencia contra van Maaren.

1d Tonny Ahlers fue el traidor

Tonny Ahlers es un socialista nacional holandés. Cuando se entera que Otto Frank, en una conversación callejera, se expresa negativamente sobre las posibilidades alemanas en la guerra, Ahlers presiona a Otto Frank y obtiene dinero de él.

En su biografía de Otto Frank, Carol Ann Lee sugiere que durante la ocupación, Otto entrega numerosos bienes al ejército alemán. Según ella, Ahlers, por su control sobre la situación y Otto Frank, jugó un papel importante en esas transacciones y luego traicionó a los escondidos en la Casa de atrás contándole a  un oficial del SD. Sin embargo, la única prueba demostrable es muy pequeña y nada indica que Ahlers supiera de los escondidos en la Casa de atrás.

1e  Lena Hartog  fue la traidora

El esposo de Lena, Lammert, trabaja en "negro" en el almacén de la calle Prinsengracht 263. Y comenta a su esposa sobre personas que se esconden en el edificio. Lo único que  nunca se ha aclarado essi esto ocurrió antes o después de la detención del 4 de agosto. Después de ese día, ya no sería sorprendente: Lammert, después de todo, fue testigo de la incursión. Nada indica que supiera de la presencia de escondidos con anterioridad a esa fecha.

Lena comenta a una conocida acerca de los escondidos. Esta mujer reacciona sorprendida. Si esto ha ocurrido después del 4 de agosto, es comprensible. Conoce a Kleiman, que está internado y los rumores pueden comprometer a terceros a su alrededor. La teoría de que Lena habló sobre los escondidos antes del 4 de agosto y posiblemente incluso fue ella misma  la mujer que llamó a la policia SD, proviene de Melissa Müller, biografa de  Ana Frank . Sin embargo, no hay evidencia al respecto.

1f Ans van Dijk fue la traidora

Van Dijk fue una judía que, después de haber sido arrestada por haber estado escondida, tuvo la opción de elegir entre ser deportada o ayudar a detectar a otros judíos escondidos. Ella optó por este último y delató a un gran número de víctimas. El periodista Sytze van der Zee describe en su libro Vogelvrij (Fuera de la ley)  sobre, entre otras cosas, la posibilidad que van Dijk estuviera en contacto con el vigilante nocturno que descubrió en 1944 un robo en el escondite. Sin embargo, no hay evidencia concreta.

Recientemente se publicó un libro, en el cual se acusa a van Dijk específicamente de traición. Este libro se basa en memorias de décadas posteriores que, años más tarde, fueron escritas por terceros. Eso hace que la historia no pueda ser verificada.

2. Hubo más oficiales involucrados en el arresto.

Los protectores y también Silberbauer mencionan diferente cantidad de oficiales involucrados en el arresto. El número varía entre cinco a ocho. Se han realizado investigaciones al respecto, pero ningún otro oficial ha sido identificado de manera convincente, ni ha reconocido su participación.

Esta afirmación es ciertamente incorrecta

El líder de la SD, Willy Lages, sabía que "la persona que llamó" era un conocido informante.

Esta teoría se basa en un supuesto que no se ha comprobado suficientemente en sí mismo, es decir, que la traición se llevó a cabo, a través de una llamada telefónica. Y que este fue el motivo de la incursión. 

En 1963, el Departamento Nacional de Investigación Criminal investiga la incursión.  El Departamento Nacional de Investigación Criminal interroga al jefe de la policía SD Willy Lages sobre si era lógico que su ex-servicio entrara en acción inmediatamente después de un aviso telefónico referido a escondidos. Lages responde que la credibilidad del aviso se habría verificado primero, a menos que fuera de un informante que previamente haya demostrado ser confiable.

En otras palabras: Si en realidad hubo un llamado esa mañana, y también hubo una reacción directa, entonces se puede concluir que el informante era conocido y confiable, según Lages. Solo sigue la lógica de las suposiciones de las que no conoce su validez, ni necesita saber para dar una respuesta razonada.

En conclusión

Finalmente, la lista de personas que tienen un rol en el caso es demasiado larga para ser enumarada detalladamente. Tanto más porque no está del todo confirmado que haya tenido lugar una traición. Una investigación más recientemente realizada por la Casa de Ana Frank, destaca y argumenta la posibilidad de otros motivos muy diferentes para la incursión.

Por ejemplo, es cierto que dos representantes donde los protectores compraban cartillas de racionamiento ilegales fueron arrestados por su participación en el mercado negro. El mozo de almacén Lammert Hartog trabajó en "negro" y el director Victor Kugler mantuvo lingresos fuera de los libros comerciales. En el edificio ocurrían algunos asuntos más, que simplemente esconder a los judíos.

Referencias
  1. Ver: Barnouw, David & Stroom, Gerrold van der Stroom, Who betrayed Anne Frank? (Amsterdam: NIOD, 2003).
  2. “Frank wist wie hem weghaalde”, De Telegraaf, 22 de noviembre 1963.
  3. Instituto Neerlandés de Documentación de Guerra [NIOD], The Diary of Anne Frank: the critical edition (New York, NY: Doubleday, 1989), versión A, 21 de abril 1944; versión B, 5 de agosto1943.