En foco
None

La invasión alemana nazi de los Países Bajos

El 10 de mayo de 1940, el ejército alemán nazi invade Holanda. Este es el inicio de cinco días de batalla que terminan con la ocupación de los Países Bajos. ¿Por qué la Alemania nazi invadió a los Países Bajos? ¿Cómo reaccionó la población holandesa? ¿Cómo fueron esos cinco días?

La guerra en Europa

El 1 de septiembre de 1939, el ejército alemán invade Polonia. Dos días más tarde, Francia y Gran Bretaña, ambos aliados de Polonia, declaran la guerra a Alemania. La Segunda Guerra Mundial, entonces, ha comenzado, pero después de la ocupación alemana a Polonia hay una tregua sin batallas.  A este período se le llama "guerra falsa", porque estaba claro para todas las partes involucradas que la contienda no había terminado.

La posición neutra de los Países Bajos

Neutralidad es, también en 1940, la posición inicial de más de un siglo de la política exterior holandesa. Los Países Bajos no interfieren en los conflictos internacionales. Sólo cuando son atacados, eligen un bando.  Esta misma estrategia funcionó bien durante la Primera Guerra Mundial. Los Países Bajos se mantuvieron neutrales y la lucha se desarrolló sin este país.

El gobierno holandés no toma tampoco ninguna posición oficial sobre la situación en la Alemania nazi.. No quiere dar lugar a hostilidades. Esto conduce a situaciones incómodas; los ciudadanos holandeses que critican la política de Adolf Hitler son enjuiciados por injuriar a un jefe de estado "amigo".

Importancia estratégica de los Países Bajos

El ataque planeado a los Países Bajos es parte de un plan más amplio de ataque, conocido como código Fall Gelb. Los alemanes nazi tienen como objetivo derrotar a Francia. A través de los Países Bajos y Bélgica quieren rodear la defensa francesa en la frontera oriental. Ocupando a los Países Bajos, los nazis también impiden que Inglaterra tenga una base en el continente europeo.

Alemania nazi pretende derrotar a Bélgica, Holanda y Luxemburgo con un ataque relámpago, llamado Blitzkrieg. Los nazis, haciendo uso del haciendo uso de tareas de espionaje, encuentran los puntos débiles de la defensa holandesa. Los oficiales alemanes nazi se visten como turistas para inspeccionar el área. También obtienen información de los alemanes residentes en los Países Bajos.

Pero no todos los preparativos alemanes nazi funcionan a la perfección. El ejército belga descubre los planes de ataque alemán cuando, a principios de 1940, un avión alemán realiza un aterrizaje forzoso en Bélgica. Por este motivo, Hitler demora el ataque. Asimismo, las malas condiciones meteorológicas provocan el aplazamiento del ataque en varias ocasiones.

Importancia estratégica de los Países Bajos

El ataque planeado a los Países Bajos es parte de un plan más amplio de ataque, conocido como código Fall Gelb Los alemanes nazi tienen como objetivo derrotar a Francia. A través de los Países Bajos y Bélgica quieren rodear la defensa francesa en la frontera oriental. Ocupando a los Países Bajos, los nazis también impiden que Inglaterra tenga una base en el continente europeo.

Alemania nazi pretende derrotar a Bélgica, Holanda y Luxemburgo con un ataque relámpago, llamado Blitzkrieg. Los nazis, haciendo uso del haciendo uso de tareas de espionaje, encuentran los puntos débiles de la defensa holandesa. Los oficiales alemanes nazi se visten como turistas para inspeccionar el área. También obtienen información de los alemanes residentes en los Países Bajos.

Pero no todos los preparativos alemanes nazi funcionan a la perfección. El ejército belga descubre los planes de ataque alemán cuando, a principios de 1940, un avión alemán realiza un aterrizaje forzoso en Bélgica. Por este motivo, Hitler demora el ataque. Asimismo, las malas condiciones meteorológicas provocan el aplazamiento del ataque en varias ocasiones.

Preparación para la invasión alemana

En los Países Bajos, el gobierno tiene en cuenta la posibilidad de un ataque alemán. Los soldados se mantienen más tiempo en servicio y sus permisos son cancelados. El 19 de abril de 1940, el gobierno declara el estado de sitio, que permite censurar información militar confidencial y detener a personas que representen un peligro para el Estado.  Existe el temor de que el Movimiento Nacionalsocialista de los Países Bajos pueda colaborar con los alemanes en un ataque.

La población holandesa no está al tanto de muchas de las medidas del gobierno. Por supuesto, las actividades militares son visibles, pero una guerra parece algo lejano. El gobierno trata de evitar el pánico y exhorta a los habitantes a la "calma y tranquilidad en sus actividades diarias".

Alemania invade los Países Bajos

Observadores holandeses avistan desde temprano en la mañana del 10 de mayo de 1940 bombarderos alemanes de la Luftwaffe volar hacia el Mar del Norte. Piensan que van camino a Inglaterra. Sobre el mar, los aviones hacen un giro de 180 grados y retornan a los Países Bajos, que entran directamente en guerra.

Hitler justifica el ataque con una mentira en un intento de influir en la opinión pública. Inglaterra y Francia planean atacar, a través de los Países Bajos y Bélgica, la región alemana del Ruhr. Algunos soldados alemanes se sorprenden, por lo tanto, al no encontrar ningún inglés en los Países Bajos.

Ataque fallido a La Haya

Los aviones lanzan bombas a los aeródromos militares y cuarteles alrededor de La Haya. Luego descienden los paracaidistas y los aviones alemanes desembarcan a los soldados que esperan una rápida victoria, tomando como rehenes al gobierno y a la reina Guillermina. Este operativo falla debido a la feroz resistencia de los militares holandeses y a los graves errores del lado alemán.

Éxito alemán

El ejército nazi ataca también en el sur de los Países Bajos. Las tropas holandesas vuelan puentes en la zona para demorar el avance alemán, lo que no es posible en todas partes. Gracias a una trampa, los soldados de la Wehrmacht consiguen un estratégico e importante puente de ferrocarril en Gennep, vestidos con uniformes holandeses.

El ejército holandés lucha durante tres días con el ejército alemán en Grebbeberg. Esta línea de defensa estaba en parte en tierras ganadas al mar.  Así pueden retener al ejército invasor temporalmente. No obstante, la línea de defensa en Grebbe cae el 13 de mayo.

La reina Guillermina se refugia en Inglaterra

Los alemanes continúan avanzando. El ejército holandés consigue todavía algunas pequeñas victorias, pero no puede resistir por mucho tiempo. El Consejo de Ministros opina que la reina Guillermina debe refugiarse en otro país, pues su seguridad está en juego. Inicialmente, ella no quiere irse, pero la gravedad de la situación la obliga. Un buque de guerra la lleva a Inglaterra, donde el rey británico la recibe.

El exilio de la reina es un golpe muy duro para la población holandesa. Hasta entonces, los periódicos han informado especialmente sobre el éxito holandés. Pero la realidad demuestra que la situación es aún más grave de lo que se pensaba. Algunos holandeses critican a la reina y la llaman cobarde. Pero durante la ocupación, la reina se convertirá en un símbolo importante de la resistencia contra la Alemania nazi.

Exilio y caos

No sólo la reina se exilia. Muchos holandeses tienen que abandonar sus hogares a raíz de la violencia de la guerra. Una de las ciudades evacuadas es Breda, donde se esperan intensos combates. Decenas de miles de personas huyen a pie, con algunas cosas en la mano.  Durante esta evacuación, hay muertes debido a los combates aéreos. Debido a que la ciudad cae de manera inesperadamente rápida en manos alemanas, los habitantes regresan a una ciudad sin daños. 

Otros huyen no de la guerra, sino de los nazis. Son los que ya habían escapado anteriormente de Alemania: los judíos y los opositores de los nazis, quienes temían ser perseguidos.  Como en el sur de los Países Bajos se lucha, muchos intentan llegar al Reino Unido en barco.  Sólo una parte de los refugiados lo logra. El resto deberán enfrentarse a un futuro incierto.

Bombardeo de Róterdam

En Róterdam se lucha ferozmente desde el comienzo del ataque. A pesar de todo, los alemanes logran tomar la ciudad. El general alemán Schmidt le envía un ultimátum al comandante holandés el 14 de mayo de 1940: si Róterdam no es entregada esa misma tarde, sería bombardeada.

Los negociadores en Róterdam no saben que los líderes militares en Berlín tienen en realidad otros planes.  Hermann Göring, el jefe de la Luftwaffe, planea aterrorizar a los holandeses con bombardeos en diferentes lugares de los Países Bajos, para forzar la rendición. Incluso antes de que expire el ultimátum, aparecen los bombarderos alemanes en el horizonte para lanzar sus bombas sobre el centro de la ciudad. Cuando el humo se dispersa, quedan unas 80.000 personas sin hogar y entre 600 y 900 muertos.

La capitulación de los Países Bajos

Los alemanes ahora amenazan con bombardear Utrecht. Sabiendo que la situación es desesperada, los Países Bajos se rinden. En el edificio de una escuela en Rijswijk, firma el general Winkelman el 15 de mayo el acuerdo de capitulación. La derrota es un duro golpe para los soldados y los civiles neerlandeses. Al mismo tiempo, también muchos holandeses sienten un gran alivio porque la tensión ha concluido.

Para la población judía, el panorama es diferente. Su mayor miedo es hacia los nazis. Algunos judíos en los Países Bajos ya habían huido de Alemania en los años treinta, para ahora ser alcanzados aquí por los nazis. En los meses posteriores a la invasión, cientos de judíos cometen suicidio.

Ahora que los Países Bajos han sido derrotados, los alemanes instalan el 29 de mayo una nueva junta de gobierno. A la cabeza está Arthur Seyss-Inquart, un nazi austríaco, como comisario de Estado. Durante los próximos cinco años, los alemanes ocuparán los Países Bajos.

¿Por qué perdieron la batalla los Países Bajos?

La invasión alemana, a diferencia de lo que se pensaba, no fue una sorpresa total. Los Países Bajos estaban bien preparados para una guerra, pero un gran obstáculo fue la política de neutralidad. Esto hizo imposible desarrollar una buena estrategia defensiva en cooperación con Inglaterra y Francia.

Aunque el estado del ejército holandés no era tan malo como se afirma a veces, el armamento holandés era obsoleto e insuficiente.  Además, los Países Bajos no tenían una tradición militar tan fuerte como Alemania.

Esto no menoscaba el hecho de que se llevaron a cabo algunas acciones militares exitosas por parte del bando holandés. Pero por desgracia, a menudo, se echaba en falta una visión más amplia en la cúpula militar, lo que impidió convertir los pequeños logros en grandes victorias.

Alemania ocupa Europa Occidental

Después de los Países Bajos, caen en mano de los nazis Bélgica, Luxemburgo y parte de Francia. La rápida victoria eleva la popularidad de Hitler en Alemania. Muchos alemanes ven esto como una indemnización por la pérdida de la Primera Guerra Mundial.

En el verano de 1940, Europa occidental está casi completamente bajo control alemán. Los países circundantes se abstienen o son aliados de Alemania. Sólo el Reino Unido permanece libre, pero es inconcebible que los británicos puedan liberar Europa a corto plazo.

Literatura:
  • Amersfoort, Herman & Kamphuis, Piet (red.), Mei 1940: De strijd op Nederlands grondgebied (Amsterdam: Boom, 2012, 4 edición revisada).
  • Bijkerk, Rein, Een korte oorlog: de slag om Nederland in mei 1940 (Amsterdam: Ambo/Anthos, 2015).
  • Have, Wichert ten, 1940: verwarring en aanpassing (Houten: Spectrum, 2015).