Vista general

La Casa de Ana Frank cumple 60 años

None

30 de Abril de 2020 — El próximo domingo se cumplirá el sexagésimo aniversario de aquel 3 de mayo de 1960 cuando la Casa de Ana Frank abrió sus puertas al público.

Otto Frank, padre de Ana y el único sobreviviente del Holocausto de los ocho escondidos en la Casa de atrás, estuvo presente desde los inicios del proyecto de mantenimiento y apertura del edificio en la calle Prinsengracht 263. La Casa representa una advertencia sobre el pasado, pero dirigida hacia el futuro.

Otto Frank recibió ayuda del alcalde de Ámsterdam Van Hall, quien hizo un llamamiento al pueblo neerlandés para financiar la Casa de Ana Frank. Actualmente, 60 años más tarde, el apoyo a la  Casa de Ana Frank es nuevamente necesario.

Otto Frank

«¡No me mantendré en la insignificancia, tendré un lugar en el mundo y trabajaré para mis semejantes!»  escribe Ana Frank en su diario el 11 de abril de 1944. Otto Frank es la fuerza impulsora detrás de la publicación del diario de su hija y de la apertura de la Casa de Ana Frank, su antiguo local comercial y escondite. Para esto último recibe ayuda de un comité de importantes personalidades de la ciudad de Ámsterdam. En 1957, se establece la Organización Casa de Ana Frank con el objetivo de preservar el escondite y abrirlo al público. Como así también para transmitir los ideales de Ana Frank.

Símbolo

Para la compra y restauración de la propiedad es necesario reunir la suma de 350.000 florines. En un anuncio en el periódico popular Volkskrant, el 12 de junio de 1958, fecha del cumpleaños número 29 de Ana Frank, el alcalde Van Hall hace un llamado a los neerlandeses para realizar una contribución. Dado que: « La Casa de Ana Frank debe ser preservada como un símbolo del valor, la esperanza y la confianza en el hombre en medio de las amenazas mortales de nuestro tiempo.»

Inauguración

Finalmente, el 3 de mayo de 1960, la Casa de Ana Frank abre sus puertas al público. En el acto de inauguración, Otto Frank pronuncia un discurso muy emotivo de agradecimiento:

‘Pido perdón si ya no puedo hablar aquí en esta Casa. Comprenderán que el solo pensamiento de todo lo ocurrido en este lugar tiene un enorme peso para mí. Solamente puedo agradecerles a todos por su interés y presencia aquí y espero, asimismo, que en el futuro también demuestren su apoyo tanto moral como en otros aspectos, a la labor de la Organización Casa de Ana Frank y del Centro Juvenil Internacional.’

Visitantes

Tras su apertura, el número de visitantes a la Casa de Ana Frank creció continuamente. De varias decenas de miles de visitantes en los primeros años hasta 1.3 millones de visitantes en 2019. Personas de todo el mundo visitan la Casa de Ana Frank y acceden a través de la estantería giratoria a las áreas vacías de la Casa de atrás. Aquellos lugares donde las familias Frank, Van Pels y Fritz Pfeffer estuvieron escondidos de los nazis, por un período de más de dos años. De manera íntima e intensa, Ana Frank describe dicho período en su diario personal, el cual permaneció  después de la detención de Ana el 4 de agosto de 1944, en el mismo lugar del escondite. 

Colaboración

Actualmente, 60 años más tarde, es necesaria nuevamente vuestra colaboración para la  Casa de Ana Frank. Ronald Leopold, director general de la Organización Casa de Ana Frank expresa:« El mundo atraviesa una crisis sin precedentes, con enormes consecuencias para todos, y por supuesto, también para la Casa de Ana Frank. Como parte del esfuerzo mundial para prevenir la propagación del coronavirus hemos tenido que cerrar las puertas del museo el pasado 13 de marzo. Cuándo y en qué condiciones podrá reabrir la casa de Ana Frank no está todavía definido. Como museo independiente y sin subsidios necesitamos, en gran medida, los ingresos generados por nuestros visitantes. Con el fin de seguir promoviendo la memoria de Ana Frank y la misión que su padre inició en su nombre, nos sería muy valioso contar con ayuda.  Muchas personas nos han hecho saber que tanto la Casa de Ana Frank como nuestra labor educativa son importantes y han manifestado su deseo de apoyarnos. Apreciamos enormemente dicho interés. Si, por esta razón, decide realizar una donación a la Casa de Ana Frank, le estaremos muy agradecidos.»

Apóyanos