Casa delantera
None

Prinsengracht 263

Ana y los demás se esconden en el inmueble en la Casa de atrás en la calle Prinsengracht 263, el cual cuenta además con una casa delantera. En esa parte está la compañía de Otto Frank y es donde los protectores y empleados de Otto ayudan a mantener la empresa en funcionamiento.

El escondite secreto 

En diciembre de 1940, la compañía de Otto Frank se estableció en la calle Prinsengracht 263. Al igual que muchas otras casas en los canales en Ámsterdam, el edificio consta de una casa delantera y una casa trasera.

Los productos (pectina, hierbas y especias) se almacenan y envasan en el almacén de la planta baja. Las oficinas están en la primera planta. La Casa de atrás se usa como un laboratorio para experimentar con mermeladas de frutas. Pero en 1942, Otto Frank decidió establecer allí un escondite para su familia y la de su empleado Hermann van Pels.

¿Por qué los escondidos no fueron descubiertos previamente?

La gente a menudo se pregunta por qué los escondidos no fueron descubiertos anteriormente, ya que es posible ver la Casa de atrás, por ejemplo, desde la iglesia Westerkerk, o desde las casas de los vecinos. Esta es una pregunta difícil de responder. Algunas posibles respuestas podrían ser:

  1. Era una compañía comercial, por eso quizás pasaba desapercibido, por ejemplo, si la chimenea humeaba por la noche o durante el fin de semana. La gente entonces pensaría que adentro estarían trabajando arduamente, fuera de horario.
  2. Las grandes redadas tuvieron lugar principalmente en los barrios de Ámsterdam, donde vivían muchos judíos. Durante estas redadas, los nazis cerraban una calle o una zona residencial y buscaban casa por casa. A veces, el objetivo era detener a los judíos, en otras ocasiones, era arrestar a los hombres que debian trabajar en la Alemania nazi.
  3. Después de finales de 1943 ya no hubo grandes redadas