Los protagonistas

Ana Frank

Ana, con sus 13 años, en octubre de 1942, sueña con carrera como actriz de cine en Hollywood. Dos años más tarde, su mayor deseo es publicar un libro sobre su período en la clandestinidad. ¿Cómo maduró Ana en la Casa de atrás?

Los primeros años de Ana

Los primeros cuatro años de su vida, Ana vive en Fráncfort del Meno (Alemania). Es una niña alegre y traviesa. Así, por ejemplo, según su niñera Kathi, Ana juega con placer en un charco de lluvia y se sienta a escuchar historias contadas por Kathi.

Ana aprende realmente poco del idioma alemán, y siempre tendrá algunos problemas referidos al mismo, porque vive apenas cuatro años en ese país, y luego se traslada con su familia a Ámsterdam. 

Los primeros años en los Países Bajos, Ana sufre algunos problemas de salud. Su familia la llama 'Zärtlein' (muñeca de porcelana). Su madre, Edith, escribe en noviembre de 1937 en una carta a una joven vecina en Fráncfort: "Ana no va a la escuela por la tarde, y se queda durmiendo en casa, pues le hace bien. Está tan emocionada y a la vez, sensible y nerviosa"

Ser el centro de atención

Otto Frank escribe sobre "una Ana muy alegre": “No había entrado todavía a la habitación, y ya estaba todo revuelto, especialmente porque solía traer muchos niños para jugar. Era muy popular porque siempre tenía ideas sobre con qué juego se iban a entretener o dónde podrían jugar.”

A Ana le gusta ser el centro de atención También lo confirma su maestra en la escuela Montessori en Ámsterdam. En el sexto grado (Grupo 8) los alumnos interpretan obras escritas por ellos mismos. Ana se sentía muy cómoda haciéndolo. Estaba llena de ideas al escribir, porque no era tímida y le gustaba imitar a los demás. Era bastante pequeña en comparación con sus compañeros de clase, pero si interpretaba a la reina o a la hija de la reina, de repente era un poco más grande que las demás ".


“Te he dicho muchas veces que debes educarte a tí misma.”

Matera favorita: historia

A Ana le gustaba observar detenidamente a las personas. Otto: "Recuerdo muy bien que mi esposa se la llevó una vez de visita y que al regresar a casa, Ana pudo describir cómo estaba vestido todo el mundo, desde la cabeza a los pies, en esa visita."

Cuando cumple 50 años, Otto Frank le escribe una carta a su esposa, Margot y Ana. Otto escribe que no es tan fácil con ella como con Margot, porque Ana a menudo tiene dificultdad en no decir "Sí, pero ...". Ana piensa que es una "carta muy dulce" y la guarda en su diario. Y pega una foto de su padre en el sobre. Su padre es su gran ídolo.

En la escuela, Ana, a diferencia de su hermana Margot, no pertenece a los mejores alumnos. Según Otto, Ana odia las matemáticas, pero está entusiasmada con historia. Cuando Ana tiene que dar una clase sobre el emperador romano Nerón, incluso quiere contar más de lo que está en su libro de historia. Ana recibe de un amigo Otto unos libros sobre Nerón. Otto: "Un tiempo después le pregunté sobre esta clase. "Oh, sí", dijo, "mis compañeros casi no querían creer lo que estaba diciendo, porque era muy diferente a lo que habían aprendido sobre Nerón. "¿Y el maestro?" pregunté. "Estaba muy satisfecho," fue la respuesta ". 

Un juicio crítico sobre los demás

Cuando Ana va a la escuela secundaria tiene que ir en tranvía. La amiga de Margot, Laureen Nussbaum, recuerda: “Ana siempre estuvo rodeada de otros niños, tanto niños como niñas, siempre fue el centro de atención.”

Una de las compañeras de la escuela de Ana es Jacqueline van Maarsen. Ella cuenta acerca del carácter abierto de Ana: "Ana era muy crítica para juzgar a los demás. Tenía su juicio de valor listo y también lo decía. Y creo que fue por eso que no todos la querían. Para mí, Ana fue, principalmente, una querida amiga. Quería que estuviera siempre con ella, todos los días, para hablar o jugar conmigo o hacer la tarea. Cuando estaba sola, podía aburrirse bastante. También me gustaba estar con ella, pero a veces simplemente tenía otra cosa más que hacer".

La persona más joven escondida

Pero luego llega un final abrupto a ese contacto con amigas, pues Ana tiene que esconderse con sus padres y su hermana: las medidas antijudías de los nazis en los Países Bajos hacen que sea demasiado peligroso quedarse en casa. 

En la Casa de atrás, Ana se encierra más en sí misma. Le cuesta mucho al ser la más joven escondida, rodeada de adultos. Y todos esos adultos tienen, además, comentarios constantes sobre su comportamiento. "Todos dicen que hablo de manera cursi, que soy ridícula cuando callo, descarada cuando contesto, taimada cuando tengo una buena idea, holgazana cuando estoy cansada, egoísta cuando como como un bocado de más, tonta, cobarde, calculadora, etc. Todo el santo día me está diciendo que soy una tipa insoportable."

“Mi madre es un ejemplo para mí, en la mayoría de las cosas, pero solo un ejemplo de lo que no debería hacer.”

"Escribir o afixiarse"

Especialmente con su madre Edith, Ana tiene la mayor dificultad posible. En lugar de "madre", Ana llama a su madre: "mansa" "Es como si dijésemos una mamá imperfecta" Ana opina que una madre debe tener tacto. "No como Mansa, que se ríe de mí, cuando lloro, no por dolor sino por otras cosas".

Otto nota que Edith y la adolescente Ana no pueden llevarse bien. "Por supuesto, me preocupaba que mi esposa y Ana no pudieran llevarse bien. En realidad, ella era una buena madre, para quien los niños estaban por encima de todo. A menudo se quejaba que Ana estaba siempre en su contra. Sin importar lo que hiciera Edith, pero se consolaba sabiendo que Ana confiaba en mí". 

La escritura se convierte en el medio para que Ana se mantenga ocupada en el escondite. "Me parece que lo mejor de todo es que, lo que pienso y siento, al menos lo puedo escribir, de lo contrario, me asfixiaría completamente." Además del diario, su religión es, asímismo, un apoyo. "Dios no me ha dejado sola y no me dejará sola".

Enamorada de Peter

Sin embargo, siempre está presente la necesidad de hablar con alguien de su propia edad. Ana decide conversar con Peter, el hijo de 17 años de la otra familia que se esconde en la Casa de atrás. Al principio, lo encuentra bobo, pero pronto los dos se acercan un poco más y hablan de todo lo que les preocupa: sus padres, el refugio y no rehuyen los temas íntimos, como la sexualidad. Se acarician y besan en la habitación de Peter y en el ático.

Ana duda si sus padres aprobarían esto y cree que debería informarle a su padre. Al principio, Otto no parece tener muchos problemas con esa situación, pero después regresa sobre el asunto y no quiere "dat Knutscherei" (los abrazos). Ana está consternada, pues considera que su padre debe confiar en ella. 

La declaración de independencia de Ana

Por eso le escribe a Otto una carta enfadada, una especie de "declaración de independencia". Ana opina  que se ha vuelto independiente, madura, por sí misma, sin el apoyo de sus padres, y que no necesita a nadie. Su padre no puede considerarla como una niña de 14 años, pues ha madurado más allá, debido a la situación especial de la Casa de atrás. No tiene por qué responderle a nadie y solo escribió esa carta porque no quería hacerlo en secreto. Ana le ofrece a su padre la siguiente opción: o confía en ella y la deja ir con Peter, o se lo prohíbe completamente.  Le pone la carta en el bolsillo de su abrigo. 

Margot le cuenta a Ana que Otto está molesto toda la noche. Especialmente la afirmación de Ana de que ella no tuvo el apoyo de sus padres lo conmueve profundamente y se lo dice. Ana se da cuenta que ha ido demasiado lejos con sus palabras y lamenta el tono áspero de su carta. "Está bien que me hayan bajado de mi altura inalcanzable, que mi orgullo se haya dañado un poco, porque estaba demasiado segura de mí misma".

“Sé exactamente cómo me gustaría ser, como también realmente soy ... por dentro, pero desafortunadamente, es solamente para mí.”

Las dos Ana

El motivo del conflicto se resuelve más o menos de forma automática: El enamoramiento de Ana se enfría. Y desde el 20 de mayo de 1944, sus pensamientos están dominados por otro gran deseo. Ana quiere publicar un libro sobre su tiempo en la Casa de atrás, después de la guerra, y convertirse así en escritora y periodista. 

Desde mayo de 1944 ella trabaja con énfasis en ese libro. La base es su diario, pero Ana de 15 años, mira con ojo muy críticos a aquella Ana de 13 años, al comienzo de su período de clandestinidad.  Ella tacha muchos pasajes y reescribe otros tantos.  Además de su libro, Ana mantiene la costumbre de escribir en su diario.

En su última carta del diario, tres días antes de su arresto, Ana descubre que, en realidad, consta de dos Anas: una Ana superficial, divertida y otra Ana seria. En compañía de otros, domina la superficial Ana, mientras que le gustaría mostrar su lado serio. Se entristece porque aún no ha tenido éxito al respecto..

Seis meses

Después del arresto, Ana vive unos seis meses más. Pasando por los campos de Westerbork y Auschwitz, finalmente termina en el campo de Bergen-Belsen. De esos últimos meses solo hay testimonios de otras personas sobre ella. Algunos cuentan que Ana, Margot y Edith estaban muy unidas todo el tiempo y que todas las disputas de la Casa de atrás habían quedado en el pasado. 

Las condiciones en el campo de concentración de Bergen-Belsen son terribles. Los prisioneros reciben poca comida, padecen frío y, debido a las malas condiciones higiénicas, muchos de ellos  se enferman. Ana también se enferma y contrae fiebre tifoidea. En febrero de 1945 fallece. Ana Frank tiene entonces 15 años.

Referencias
  1. Anne Frank Stichting [AFS], Colleción Ana Frank: Edith Frank a Gertrud Naumann, 8 de noviembre 1937.
  2. Frank, Otto, "Erinnerungen an Anne" (manuscrito, 1968).
  3. Schnabel, Ernst, The footsteps of Anne Frank (London etc.: Longmans, Green and Co, 1959), p. 34-35.
  4. Frank, Otto, "Erinnerungen an Anne" (manuscrito, 1968).
  5. Otto Frank a Ana Frank, 12 de mayo 1939. En: Instituto Neerlandés de Documentación de Guerra [NIOD], The Diary of Anne Frank: the revised critical edition (New York, NY: Doubleday, 2003), Versión A, 28 de septiembre de 1942.
  6. Frank, Otto, "Erinnerungen an Anne" (manuscrito, 1968).
  7. "Anderen over Anne: Laureen Nussbaum". En: Anne Frank Krant 2011.
  8. "Anderen over Anne: Jacqueline van Maarsen". En: Anne Frank Krant 2011.
  9. NIOD, The Diary of Anne Frank, Versión B, 30 de enero de 1943.
  10. NIOD, The Diary of Anne Frank, Versión A, 6 de enero de 1944.
  11. Frank, Otto, "Erinnerungen an Anne" (mauscrito, 1968).
  12. NIOD, The Diary of Anne Frank, Versión A, 16 de marzo de 1944.
  13. NIOD, The Diary of Anne Frank, Versión A, 31 de marzo de 1944.